Mi Utopía.

Cuando se habla de utopías la palabra siempre viene acompañada de los adjetivos “irrealizable”, “imposible” o sinónimos a éstos. Pues bien, esto es un error. Las utopías es verdad que son sueños, como en su día lo fueron volar o internet, pero esto solo las hace irrealizables para aquellos que no están dispuestos a seguir ese sueño y conseguir su materialización. Las utopías deben ser perseguidas, deben ser intentadas, ya que solo de esta forma se logran los cambios.


Esta entrada versa, como bien dice el título, sobre mi concepción de utopía; sin embargo, no pretendo aquí emitir un tratado como La República de Platón ni Utopía de Tomas Moro, tan sólo escribiré sobre las bases de mi sociedad ideal en líneas generales. Comencemos pues:


En primer lugar; se ha de garantizar a todo ciudadano el cubrimiento de sus necesidades básicas, las cuales son la comida, el agua, la vivienda, la educación y la sanidad, así como pleno derecho para involucrarse en la estructura política del país. Nada hace a ningún ser humano mejor para que uno reciba los mínimos necesarios para una persona y otra no. Del cumplimiento de estos derechos básicos se encargaría el Estado. Todo individuo puede vivir libremente en mi sociedad, no existirían fronteras pues el mundo sería un inmenso país en el cual las máximas serían La Libertad, La Dignidad, La Integridad y La Bondad.


El siguiente punto a tener en cuenta es la Educación en sí. Esta ha de crear individuos competentes, formados academicamente y cívicamente, siempre mirando por el desarrollo individual evitando la uniformización. Se ha de premiar la excelencia, estimular al que tenga potencial pero sin olvidarse de aquellos con mayores dificultades. A estos últimos se ha de asegurar que tengan las mismas opciones que los alumnos aventajados, pero sin regalar nada. El puerto al que se arrive en la vida escolar ha de ser fruto de la capacidad y el trabajo. Se ha de mirar por que las personas, desde jóvenes sientan en su interior la justicia, que abracen el bien desdeñando el mal, para evitar una sociedad corrupta en las nuevas generaciones.

Aquellos que se niegan (o no dan más de sí) a estudiar se les conducirá a una formación para trabajos básicos en la ciudad que no tengan mayores requisitos intelectuales, ahora bien, estos siempre podrán, en caso de un cambio de actitud, optar por una formación más erudita si así lo desean. El acceso a carreras universitarias se medirá en si el alumno alcanza el umbral necesario para desenvolverse satisfactoriamente en dichas carreras, no hay notas según el número de plazas o el último que entró; aquí, como dijimos antes, tienen todos las mismas opciones.


Una vez dado el sistema educativo por terminado no se puede olvidar un aspecto básico para esta sociedad ficticia. El control de natalidad.

La plaga humana es un hecho hoy día, destruimos el planeta con nuestro insaciable apetito de más y más. Somos muchísimas personas mal distribuidas, hecho que no hará mas que agravarse con el paso de los años, para poder subsistir con los recursos terrestres de forma cómoda hace falta un decrecimiento de la población y, creo yo, que no vamos a matar a cuatro mil millones de personas para lograrlo ¿no?. Pues bien, hay que implantar por ley un máximo de descendencia limitado a dos hijos por pareja, uno sería lo ideal. Y ni que decir tiene que por motivos eugenésicos todo aquel con taras genéticas desfavorables, síndrome de Down, hemofilia, síndrome de Ehlers Danlos, etc…, no debe tener descendencia y en caso de tenerla habría que vigilar al feto por si hereda la condición del progenitor, para que en caso afirmativo abortarlo. Es lo más compasivo, así no vivirá una vida de sufrimiento y con carencias. Esto ayudará a la especie a mejorar a falta de una selección natural.


La Justicia, la justicia jamás ha de rebajarse al nivel de las personas juzgadas en su condena pero sí conseguir la compensación por los actos delictivos, manteniendo los mínimos derechos humanos en las máximas penas. Ha de tener en cuenta además las intenciones del acusado y la situación que le empujó a cometer la infracción, si bien la exactitud en estas circunstancias es difícil y admito el posible error en los fallos de los jueces y tribunales.


El Estado; tendrá una estructura federal y el mando no será de los electos del pueblo, será un sistema de Aristocracia Consultiva. La Aristocracia Consultiva viene a ser un grupo de líderes escogidos de entre los mejor formados en todos los aspectos y especializados en diferentes ámbitos de la Administración. Las leyes las promulgarán ellos con la opinión del pueblo sobre lo que creen que necesitan.

Estos líderes no tendrán más privilegios que el resto de la población para evitar corrupciones y ambiciones económicas, por si la sola formación recta y honrada no fuera suficiente.


Por último, cada persona podrá lograr aquello que se trabaje, las profesiones más útiles y con mayor importancia (médicos, bomberos, agricultores y demás oficios dedicados al servicio de los demás) tendrán asegurados por el estado un sueldo tal que les permitan vivir cómodamente junto a sus propias ganancias; eso sí, cada uno puede ganar dinero tanto como el sistema permita.


Es el doble que el artículo de mi compañero aunque espero que el que llegue hasta aquí sepa apreciarlo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: