Viajar.

Lo máximo para el ser humano, su razón de ser, la vida. Renunciar al viaje es renunciar a vivir, pues la Vida es nuevas experiencias, ser en el momento presente. Estancarse en un sitio es morir sin remisión, tomar la rutina como propia es la sentencia.

El Hombre es explorador, devorador de nuevos horizontes, viajero incansable, descubridor de lo desconocido. Cuando viajamos estamos acorde a nuestro ser más profundo, es como el efecto del fuego en nuestra mirada, nos encandila y nos atrapa desde el pasado remoto de nuestro inconsciente, desde que el Hombre es Hombre. Todos nosotros seguimos una hoja de ruta a distintos niveles, algunos más fervientemente que otros, ya que al final en esto consiste nuestra existencia. Lo que acumulamos en el viaje nos compone y lo que dejamos atrás es nuestra señal de haber pasado. Viajar es pasar de la potencia al acto.


Ya sea viajando un kilómetro o mil, siempre se buscan las nuevas experiencias. El sabio viaja a través del conocimiento, el aventurero a través de nuevas tierras. Ambos viven. Cuando uno deja de buscar se apaga, lo invade la monotonía y el gris domina el mundo. ¡Es vergonzoso como millones de personas viven muertas cada día, soñando en negro cada noche a la espera de la réplica del día anterior! No podemos dejar que nos coma el hastío, “No entres dócilmente en esa buena noche.“, decía Dylan Thomas, “¡Rabia ante la muerte de la luz!“.

Hay que ser libres, conscientes de lo que nos rodea y dejarnos llevar. La sabiduría va de la mano de la experiencia. Conocer personas, países, montañas, ríos, bosques, mares… A ésto aspira nuestra esencia última de una  forma u otra. Viajar llena el Alma. Aprendemos de las cosas nuevas, olvidamos lo obsoleto, estamos a una con el mundo.


Cuando hablo de viajar no digo hacer turismo, hablo de vivir el camino. Empaparse de lo que nos rodea y continuar. Como dije antes cada uno puede entender el viaje a su manera, pues no hay un sólo estilo. Cada uno realiza el suyo según se dicta él mismo. Sin embargo, el recorrer el mundo, para mi, es la mejor vía, es algo que todos deberíamos hacer, además de aventurarnos en las demás travesías hacia lo desconocido. Explorar; explorar cosas nuevas con la antiguas en el recuerdo y algunas en el corazón, mirando hacia el futuro con el alma en el presente.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: