El dilema de la guerra

Inspirado por un discurso de una de mis series favoritas, Doctor Who, y al mismo tiempo horrorizado por los atentados yihadistas, veo necesario hacer mi debut con esta entrada (aprovecho la ocasión para agradecer a mi colega Luis la posibilidad de participar).

Vivimos en un mundo que se encuentra bajo la amenaza diaria de los ataques terroristas de un supuesto pero inexistente “Estado Islámico”. Día tras día se pueden leer noticias que narran sus deleznables actos y, aun así, siguen impunes. “Mandan drones a bombardear”, pueden asegurar algunos pero la realidad es que esos actos no son más que un mero placebo. No es conveniente alterar el status quo con una guerra a gran escala, es preferible mantener la situación y soportar “unas pocas bajas ocasionales”, como dirían en argot militar, a poner en peligro la máquina bien engrasada que suponen el petróleo y las armas.

No podemos engañarnos: los mismos países que soportan estos atentados son los causantes de perpetuarlo al continuar sus negocios con los culpables. Nada importa mientras el dinero fluya y la verdadera guerra se libre lejos de la patria, en lugares como Siria.

Pero yo me opongo a esto.

Estamos en una era que supone la cúspide de años de lucha y esfuerzo, una era en la que nos enorgullecemos de los valores de tolerancia e igualdad pero permitimos que estos carezcan de sentido para así lograr nuestros intereses personales. No podemos permitir que se amenacen diariamente estos valores clave de nuestra sociedad. Defendemos la importancia de la globalización pero hacemos la vista gorda frente a problemas como Siria. ¿Acaso no son humanos, personas, hermanos? Las campanas doblan por todos nosotros. ¿Acaso deja de importar la sangre inocente por ser vertida en otra tierra?

Este conflicto, nacido por ideologías opuestas y promovido por los intereses propios debe acabar. Y aun así, creo que la guerra no es la solución. Puede sonar idílico, utópico incluso, pero combatir el fuego con fuego nos acaba quemando. Cuando disparas la primera bala, nadie sabe quien va a morir. Inocente o no, acabar con una vida sigue siendo un error a pesar de la nobleza de las intenciones, el fin no justifica los medios. Asumo que habrá muertes y dolor pero es nuestro deber buscar otra vía en lugar de aceptar esos sacrificios como la única forma, siempre hay otro camino.

Ni la inacción actual ni la guerra son soluciones y por ello planteo otra opción, asumiendo que puede ser errónea debido a lo complejo de la situación:

Estamos en la era del control, donde las guerras se ganan controlando la economía y no derramando sangre. Si queremos acabar con esta rebelión, dejemos de darle los medios necesarios. Acabemos no con sus vidas, sino con sus fuente de financiación. Débiles e indefensos abandonaran la causa.

No luchan por ideologías, no luchan por obtener un mundo ideal a su manera. Luchan movidos por el odio y una religión mal interpretada. Matarlos no cambiaría nada, solo avivaría su ímpetu al tener mártires por su causa. Podemos combatir con sus armas pero, al final, acabaremos haciendo lo que deberíamos hacer desde el principio: sentarnos y hablar, pero sintiendo el peso de miles de muertes.

Dejemos ya las guerras, hemos avanzado lo suficiente como especie como para encontrar una nueva forma de resolver los conflictos. Hemos vivido dos Guerras Mundiales, presenciado el horror que provoca la discriminación y el odio y aún no aprendemos. Este es el momento de romper el ciclo. Los actos de estos criminales son imperdonables, pero repetirlos no es aceptable. Incluso aunque parezca imposible, el único movimiento ganador es no jugar este juego mortal.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: