The Wall

El otro día mientras veía la televisión, salió que Donald Trump era oficialmente candidato del partido republicano a las próximas elecciones estadounidenses. Entonces salió su propuesta más criticada y hablada, de la cual me dispongo a hablar.


Desde mi punto de vista, la idea de construir un muro fronterizo, literalmente, lo veo algo primitivo y una idea desorbitada para la época en la que vivimos. Me recuerda más al macro-proyecto de 1961 por el cual la URSS separó Alemania oriental y occidental. Aunque en este caso, lo que se separa son diferentes países. Actualmente no existe un muro, pero sí vallas fronterizas en las que se llegan hasta a poner cuchillas, alambre de espino e innumerables instrumentos de tortura con lo que se corta el paso tortuoso de esas pobres personas que van buscando una vida mejor.

Si lo vemos desde un aspecto “metafórico”, en el cual el muro simboliza un mayor control y limitación de la inmigración haciéndola incluso nula, sí es necesario. La inmigración es como un río que trae agua, algo muy beneficioso para la sociedad como lo es también la diversidad y mezcla de culturas, gastronomías, religiones, artes, etc. Pero también trae todos los desechos que arrastra la corriente, como pueden ser criminales, terroristas, etc. Con esto no quiero decir que el foco de la criminalidad sea únicamente extranjera, dado que es algo que es como el aire, está en todos lados. Lo que la inmigración hace es que la delincuencia aumente, como ocurre en lugares como EEUU donde aproximadamente un 15% de la población es extranjera, siendo uno de los países con mayor tasa de inmigración. Veo bien que en estos países se limite, dado que la sociedad actual vive dos grandes crisis mundiales; una gran crisis  económica y otra de seguridad. En el ámbito de la primera, una gran población extranjera hace de forma indirecta que el trabajo para la población nativa sea menor, porque al aumentar la demanda manteniendo, o disminuyendo, la oferta el empleo es deseado por una densidad mayor de personas. También influye que la población extranjera viene a nosotros buscando algo mejor y una oportunidad, por lo que no le importará desempeñar la misma labor por un sueldo inferior. Aquí vemos un inconveniente para la sociedad nativa del territorio. Por añadidura, el cambio de países es una escapatoria para muchos delincuentes, que en su  huida de la policía pasan a otro país, como ocurrió en uno de los varios atentados en Francia, en el cual el terrorista cruzó la frontera francesa hacia Bélgica. De momento, ya llevamos dos beneficios de esta limitación; serían una mayor oferta de empleo y una mayor seguridad. La última ventaja clara, sería la atenuación del racismo, algo que por desgracia aun no desapareció. Al evitar la entrada de población inmigrante no conseguiremos que el racismo desaparezca, pero sí esa persecución a las minorías e inseguridad social.


En conclusión, con todo esto no quiero hacer pensar que lo que quiero es hermetizar un país, para eso ya estuvo la URSS y creo que no fue muy viable. Lo que quiero es mayor oportunidad para la población nativa y mayor seguridad para ellos  y una de las soluciones es el aumento de control en las fronteras, algo que hacen países como Australia, un control estricto tanto social, como económico y sanitario de la persona que quiera entrar en dicho país. Una nación es de sus habitantes y en ella los recursos deben sustentarlos y si  ese país tiene recursos de sobra ayudar a otros entonces.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: